Make your own free website on Tripod.com
El Pirómano

A mí mismo, el ser más ardiente
que he conocido, el único capaz
de comprender mis ansias de fuego.

Inspirado fuertemente pos las películas de tendencias incendiarias como Lo Que El Viento Se Llevo, Al Rojo Vivo, Infierno En La Torre y Fahrenheit 451, salí con grandes deseos de imitar todo lo visto en la pantalla. Nadie imaginaria el delirio gozoso que me produjo ver arder y destruirse la biblioteca medieval de una abadía en El Nombre De La Rosa.

Mis ansias de pirómano disoluto se desataron de una manera incontenible. Empecé por quemar los pocos libros que tenia, porque yo odiaba los libros y en especial la literatura por encontrarla sosa, aburrida, meningítica y en algunos casos hasta oligofrénica.

Mi historial clínico como pirómano se remontaba a una infancia llena de fuegos inocentes. Conocí la existencia del fuego por un tío degenerado que tuve, llamado Prometeo. Me regaló un encendedor con el cual me inicié quemándole un vestido a una muñeca de mi hermana. Posteriormente incendie la muñeca como ritual de sacrifico a uno de esos dioses infantiles que inventé.

El odio que le tome a las letras tuvo raíces distintas. Ya a los 5 años fumaba cigarrillos, con ellos quemaba libros, juguetes y hasta el hábito de una monja. La maestra como típica neurótica me regañaba constantemente por no distinguir la "o" de la "i". Eso duró hasta el día en que cansado de su mal carácter decidí quemarla en presencia de los demás niños.

Desde ese día la Educación cambió sus concepciones dictatoriales y pasó a ser liberadora para sonrisa de Paulo Freire.

A pesar de esos cambios mis notas seguían estancadas en cero, por lo que mi primer acto de lucidez fue quemar el boletín de calificaciones. Después de ese acto patriótico de mi parte quemé los libros de primeras lecturas por considerarlas decadentes y poco imaginativas. Mi mal tenía sus raíces en mis antepasados, de eso no tenía la menor duda. Mi madre tenia por costumbre dejar quemar los alimentos. Mi padre en sus días de revolucionario quemaba cauchos y de vez en cuando uno que otro autobús. Más tarde le dio por quemar taxis y taxistas por el desmesurado rencor que les tenía debido a sus abusivos cobros. Entró en una fase internacionalista, en ese entonces comenzó a robar banderas a las embajadas y quemarlas en actos de protesta.

Mis antepasados eran terribles, cuentan que ellos fueron los que quemaron la biblioteca de Alejandría por no saber leer. Dicen que Atila también pertenece al tronco de nuestra familia, quemó ciudades enteras con la excusa de tener frío o que detestaba ciertos diseños arquitectónicos. La familia es grande. Muchos miembros participaron dentro de las juventudes hitlerianas haciendo piras públicas de libros. Luego les dio por quemar judíos, ellos eran así, se entusiasmaban con algo y luego se aburrían y buscaban otra cosa que quemar. Mi tío, Juan ignitólogo, se dedico al atletismo con la intención de llevar la antorcha olímpica hasta un reactor atómico para ver lo que pasaba. Pero jamás le dieron la oportunidad de hacerlo por lo que en venganza quemó una delegación deportiva completa en los juegos interterroristas levados a cabo en Libia.

Mi niñez fue una etapa de grandes incendios. A los diez años fue mi etapa experimentalista, achicharrando vivas las gallinas de la casa con gruesas lupas. Luego fue la cola del gato. Mi primer trabajo contra los libros fue quemar Don Quijote De La Mancha, página por página, a la vez que lo iba leyendo y haciéndome la firma idea de lo mediocre que fue Cervantes como escritor. Después fue La Divina Comedia. Transcurrió bastante tiempo y el número de libros incinerados aumentó. Por mis manos pasaron El Decamerón, El Discurso Del Método, las obras completas de Shakespeare, las de Lope de Vega, las de Moliere, de Corneille, de Sor Juana Inés de la Cruz y otros tantos que chamuscan mi débil memoria.

Ahorré durante meses, trabajando como incinerador de basura del Aseo Urbano. El trabajo no me parecía nada interesante, sobre todo porque el quemar la basura no tiene ningún mérito, no así quemar artefactos nuevos y muy caros. Con los ahorros de este cruel trabajo me compre un lanzallamas de segunda mano y me dediqué a quemar cines con todo y espectadores, desde ese día veía películas solo. Fahrenheit 451 me inspiró para utilizar mi lanzallamas quemando todas las bibliotecas del mundo, una a una fui incendiándolas hasta que solo quedó una. Esta noche se reunirán para un taller mecánico de versos y de prosas descompuestas o algo así por el estilo. Entraré disfrazado como el director de la biblioteca de pirómano confundido.



El Autor:
P.J. Pisanu. Tovar. Edo. Mérida Venezuela. 1962. Licenciado en Letras por la Universidad de Los Andes. Narrador. Ha publicado algunos cuentos en antologías del Táchira. Este cuento forma parte del libro El Diario de Brom y otros relatos (1998) editado por el Fondo Editorial Toituna. Ha ganado en los siguientes concursos: Circuito de Literatura 1992, Mención Cuento con: El Premio; Circuito de Literatura 1993, Mención Dramaturgia con la obra Al Borde del Río (ambos premios fueron otorgados por la Dirección de Cultura y Bellas Artes del Estado Táchira).

(pjpisanu@hotmail.com)

Página Principal

Narrativa