Make your own free website on Tripod.com
Literatura y teatro

Por: Homero Vivas

Todavía, dentro del marco del X Encuentro de Escritores Colombo-Venezolano y II Segundo Coloquio Internacional de La Palabra, ocurrido en la ciudad de San José de Cúcuta, tuve la gracia de sostener una pequeña y grabada conversación con un actor, por lo demás dramaturgo y poeta. Teórico, por así decirlo, de eso que podríamos denominar: la acabada post-modernidad.

Freddy Torres, profesor en la Universidad de los Andes, Mérida, Venezuela, en el Departamento de Teatro, fundador, junto con quien escribe, del aún viviente "Pequeño Grupo Teatro de Mérida".

A Freddy se le deben, como dramaturgo, obras que reflejan la cotidianidad de la Mérida estudiantil y según sus dichos, obras en proceso, casi películas, de todo esto que está ocurriendo en nuestro país convulsionado. De manera pues, hallándonos en un encuentro de artífices de la palabra, a él, como ponente de una inteligente disertación sobre el teatro y la post-modernidad, le digo: Dramaturgia y Literatura, ¿qué nos acotas?: "Definamos que es Teatro, porque la Dramaturgia depende de algo que se llama Teatro y el Teatro no es Literatura, el Teatro es una especialidad. La obra de un escritor no se convierte en Teatro. La obra del escritor es un peldaño que después tiene que pasar por unas alcabalas para convertirse en Teatro. Esa especialidad, esa palabra, pensada por el escritor en su gabinete, en soledad, pasa una serie de transformaciones para convertirse en carne y hueso, para devenir en acción, en movimiento, que es la esencia del Teatro. En Latino América estamos observando un cambio profundo de la óptica del Teatro, estamos siendo atravesados, aunque no nos pertenezca en el tiempo, por el fenómeno de la post-modernidad donde el texto pasa a un quinto plano, todo se vuelve signo, se rejuega el pasado y se reconstruye el texto. Es tan importante como el texto, las luces, la música, el vestuario, la puesta en escena. La Post-Modernidad ha definido lo que es el teatro, ¿qué es lo que pasa entre un actor y el espectador?".

Hablando con gente que trabaja en esta especialidad, según tus palabras, específicamente con artistas sumergidos en los nuevos comportamientos artísticos como el Arte Accional, he oído afirmaciones contundentes, he oído que el Teatro ha muerto. ¿Qué nos dices sobre eso?: "El Teatro seguirá vivo, porque el Teatro es el Hombre. El Hombre siempre necesitará una acción, unos actores. La palabra jamás morirá, cambiará de lugar, tal vez. El Arte Accional y todos esos experimentos de la vanguardia son impuestos por la moda. La vanguardia ha hecho eso toda la vida y nunca eso ha fenecido el Teatro, y eso es una de las búsquedas de la vanguardia. La vanguardia nunca se va detener ahí. El Teatro seguirá siendo como es la Ópera, como es la Música, como son las Bellas Artes, una instancia, desgraciadamente muy elitesca. El Teatro nunca perecerá, es imposible".

Sin embargo, digo yo, en el Arte Accional vemos fundidos la Plástica, la Danza, el Video, el Teatro, la Música, etc., como un producto artístico nuevo: "Esa vanguardia es una moda inventada por los periodistas, los investigadores y los críticos de arte, llega un momento donde no tienen nada que investigar porque ya consiguieron todo. En el siglo XVI la Ópera fue el más grande invento del mundo, era canto, teatro, escenografía, coreografía, era más ambicioso que esta vanguardia y con la Ópera le cantaron las mañanitas al Teatro y era mentira. Las vanguardias, ahora, plantean la muerte al Teatro utilizando elementos parateatrales para declarar esa muerte. Esa vanguardia llega un momento dado que no tiene nada que presentar, porque todo lo han hecho y ahí comienzan a fenecer, porque no tienen un lenguaje propio, porque se nutren de una rapiña de otros lenguajes. El Teatro seguirá teniendo su propio lenguaje, con su público, con sus actores. La pregunta sería ¿Cúal es la vanguardia que le corresponde a Latino-América?".

Freddy, así como para terminar, de estos temas he hablado, bastante, con mis amigos y hemos entresacado que la post-modernidad pasó de moda, quizá, a lo sumo, hablaríamos de contemporaneidad: La post-modernidad tiene más de 40 años, pero como vamos a hablar de post-modernidad nosotros que tenemos más del 80 por ciento de la población en miseria, que ni siquiera lee. Como vamos a hablar de post-modernidad como sí estuviésemos en Europa. Nosotros tenemos que vivir nuestro propio proceso, no podemos ir a la saga. De que trans-modernidad voy hablar yo, necesito un discurso de otro tipo, quizá ir a un teatro de la palabra para explicar al espectador este fenómeno de la contemporaneidad venezolana, terrible, que es el enfrentamiento, de la lucha de clases.

Página Principal

Conversaciones y reseñas